miércoles, 24 de septiembre de 2014

Simulacro de pingüinos con chapapote


Pues sí, esto que veis en la foto de arriba pretenden ser unos pingüinos de plátano y chocolate...  pero parecen más un simulacro de pingüinos rebozados en chapapote... jajaja. De hecho, la que acabó siendo un pingüino fui yo... ¡acabé rebozada de chocolate de arriba a abajo! jajaja. Peroooo, por primera vez colgaré la receta en el blog de pifias y en el blog serio. Después de hablar con Karen, la chica que cuida a mi madre, descubrí el fallo y los volví a hacer. La segunda vez han quedado bien y ahora que conozco el truquillo los colgaré en el blog serio.
No sé dónde vi la foto en internet y pensé: ¡Esto lo tengo que hacer yo!. Estaba con el móvil y guardé la foto, pero no guardé la dirección original, o sea, que sintiéndolo mucho, no puedo mencionar la fuente. Esto es lo que tenía que haber sido:


Chulos, verdad? jajaja. Pues a mi me salió un desastre. A los primeros, para que no se oxidasen, les puse limón, y luego los metí en el chocolate. ¡No podía haber hecho una cosa peor! ¡El chocolate se escurría por todas partes! Y era casi imposible coger con los dedos el plátano. Al llevar limón resbalaba y aquello, más que un plátano, ¡parecía una pastilla de jabón mojada! Jajajaja. Ya me veis a mi intentando pescar el plátano de dentro del chocolate y después intentando limpiar el desaguisado... jajajaja. Por cierto, los plátanos también resbalaban en el plato y se giraban sin piedad... ensuciándolo todo.

Me quedaban dos trozos de plátano y pensé ¡Esta vez no les pongo limón!. Cogí un plátano, lo metí dentro del chocolate ¡y no resbaló! !!!BIEEENN!!!!. Ahora tocaba poner los ojos, los picos y las patitas... peroooo el chocolate estaba tan caliente que resbalaba!!! ¡Se me caían literalmente los ojos  y las patas para los lados! La nariz no se caía porque estaba justo en medio, haciendo equilibrios para no caerse... jajaja. Ya me veis a mi, aguantando los ojos y soplando para que se secase de una vez el chocolate y no resbalasen más, pero no había forma. Total, un completo desastre...

En fin, que ya lo iba a dar por imposible cuando le comenté la pifia a Karen, la chica que cuida a mi madre. Ella es de Honduras, y en su país se ve que se suelen hacer cosas así con bananas. Me dijo: Lo tienes que congelar antes, unos 30 minutos. De esta forma, estarán fríos y el chocolate se solidificará rápidamente. ¡Mano de santo¡. Por primera vez voy a poner una receta en las pifias y en el blog serio.
¡Muchas gracias Karen!

Nota: Después de publicar la receta en mi blog serio, una vez salieron bien los pingüinos, un comentario de Jesús Delgado me dio la dirección original de dónde estaban publicados los pingüinos. La receta original es de Reading Confetti, pero repito: Alguien publicó sólo la foto. Yo no vi la receta en ningún sitio. ¡¡¡Si la hubiese visto seguro que no hubiese tenido tantos problemas!!! jajaja. ¡Muchas gracias por la información Jesús!