domingo, 21 de febrero de 2016

Raviolis deconstruidos de calabacín semidesintegrado


Pues sí... cuando una no tiene el día, no tiene el día... jajaja.  Esto ha sido un intento fallido de hacer unos raviolis de Calabacín y Pollo del blog de La Juani de Ana Sevilla. Muy apetitosos no se ven... Los he puesto en un tupper y mañana me los llevaré al trabajo para que se rían un poco mis compañeros... jajaja.

¿Y cómo he llegado a este lamentable desastre culinario? Pues fácil. No se puede ir con prisas en la cocina. Hoy tocaba hacer unos macarrones sin gluten para los niños (mi hijo es celíaco), unas barras de pan sin gluten también y estos raviolis de calabacín para mi marido y para mi. Deberíais de haber visto cómo estaba mi cocina esta mañana... jajaja.

¿Y cómo tenían que haber quedado?
Pues así:


La foto es del blog La Juani de Ana Sevilla. Me parece un blog estupendo, y sus recetas son una maravilla, pero como he dicho antes, hoy no tenía el día.

Como podéis ver, el calabacín debía de ser cortado en "láminas no muy finas". Como a veces soy un poco desastre, decidí cortar el calabacín con la mandolina.... peeeroooo... no he tenido en cuenta que mi mandolina tiene un tope y el calabacín era demasiado grande como para ser cortado en la mandolina. Entonces he decidido cortarlo a mano... y así me ha ido... jajaja.

La receta pone "24 tiras de calabacín no muy finas"... y después del fracaso con la mandolina las he cortado como he podido. Seguramente las he cortado demasiado finas, porque cuando las he sacado del varoma, casi todas estaban desintegradas. De doce raviolis que debían de haber salido sólo me han salido cinco... y bastante penosos. ¡Qué hambre que íbamos a pasar...! jajaja.

En fin, que me he dicho: "A ver si quedan mejor después de ponerlos en el horno, que según la receta, quedan doraditos". A estas alturas ya eran las 3 y cuarto de la tarde, mis hijos se habían comido los macarrones y las barras de pan ya estaban hechas, pero nosotros estábamos todavía sin comer y a punto de comenzar a roer la mesa de la cocina... jajaja. Y con cinco raviolis para dos personas hambrientas no íbamos a llegar muy lejos. A parte que me había sobrado un montón de relleno y no sabía qué hacer con él.

Total, que los he puesto en el horno... han estado hasta que me he llegado a hartar. Llevaban ya 45 minutos y no se les veía intención de ponerse dorados. ¡Pues a paseo! Eran ya las cuatro cuando las he sacado.


Definitivamente, con eso no íbamos a hacer nada... Tenía el relleno, el horno encendido y un paquete de macarrones (esta vez con gluten) que estaban diciendo ¡Cómenos!. No hay mal que por bien no venga... he hecho unos macarrones hervidos y los he mezclado con el relleno. Les he puesto queso por encima y los he gratinado en el horno. ¡En 15 minutos, un plato para dos! ¡Y andando! jajaja.